El camino de la vida es un enjambre de bifurcaciones. Constantemente aparecen encrucijadas con varias posibles direcciones, todas atractivas, sugerentes, capaces de llenar de dudas la mente de su caminante. Pero quedarse parado sin elegir un sentido no es una opción. Sea cual fuere la que decidamos tomar, la cuestión es que hay que seguir caminando.

Poco a poco uno se va dando cuenta de que en realidad no importa demasiado qué senda se elija: todas son válidas. En todos los caminos vamos a encontrar algo que necesitamos aprender.

El abanico de posibilidades está siempre abierto y en todas ellas hay segundas oportunidades. Pero al realizar la elección, debemos tener presente que en realidad no se trata de escoger bien o mal, sino de cómo decidimos afrontar lo que sea que nos reporte lo que hayamos elejido, con sus consecuencias (que a priori no conocemos).

Saber encontrar la dirección que debe tomar nuestro camino no depende de la situación de los puntos cardinales, sino de dónde está puesto nuestro foco y aquello que nos hace vibrar y sentir algo especial.

Me he pasado la vida compitiendo conmigo misma, en una carrera frenética por querer alcanzar a veces cosas que en realidad no sentía que quería. Sin embargo me movía la comparación, la falta de autoestima, necesitaba demostrarme que podía hacer aquello. Y he aprendido mucho, pero en realidad no era lo que me hacía feliz. Puedo pensar que no tomé las decisiones acertadas, pero no es cierto. Eran las decisiones adecuadas para ese momento, para que esa parte de mí tuviera la oportunidad de entender lo que no entendía.

Me di cuenta de que esto funciona de otra manera. Es mucho más fácil: solo he de decidir lo que quiero y permitir que mi corazón tome posesión de ese deseo a sus anchas, sin perder mi centro y mi equilibrio. A partir de ese momento, todo empieza a cambiar. La sensación es de que son las opciones las que se mueven y se acoplan a mí; no yo a ellas. He constatado que funciona: cambiando la actitud ante la misma situación, cambia lo que acontece detrás. Te invito a que hagas la prueba.

Hoy tocaba decidir mi próximo paso. No tengo itinerario y el mapa se dibuja según voy avanzando. Mi nueva aventura empieza aquí, en esta web, con este blog, con mis consultas y mis talleres.

No tengo ni idea de lo que va a ocurrir ni dónde me va a llevar este camino, pero por primera vez en mi vida, tomo un camino profesional sintiendo que lo que estoy empezando es lo que me gusta, lo que quiero hacer.

La «Macrobiótica» quiere decir «gran vida». Ayudar a restablecer el equilibrio de las personas a través de remedios naturales, alimentación y estilo de vida, entendiendo la relación del ser humano con el Universo, es algo que me ha atraído desde siempre. Me queda mucho por aprender, pero la cuestión -como te decía- es seguir caminando.

Un amigo me dijo una vez:

No conozco a nadie que -dedicándose a lo que más le gusta- le haya ido mal.

Quizá por fin haya aprendido a rendirme. Dejar de correr y acumular sí es una opción. Sentirse en paz y disfrutar del camino. Esta es hoy mi decisión personal y me gustaría compartirla contigo.

GRACIAS por leerme desde el otro lado de la pantalla, GRACIAS por darme la oportunidad de hacer lo que más me gusta, GRACIAS por permitir que compartamos y aprendamos juntos.

Siempre que te apetezca, estaré por aquí.

En este blog encontrarás recetas, información sobre alimentación, consejos para llevar una vida saludable, remedios caseros y lo que surja!

¿Me acompañas?

Bienvenid@s.

Esta entrada tiene 12 comentarios

  1. Jesús

    Como bien dices en la entrada, no tenemos ni idea de lo que va a ocurrir ni dónde te va a llevar este camino. Pero es el que eliges, y por tanto es el válido. Confía en ti.
    Te deseo lo mejor en tu nuevo camino, en tu nueva «gran vida».
    Un beso!
    Jesús

    1. Paloma Alós
      Paloma Alós Matarredona

      Gracias, Jesús! Y yo poderlo compartir contigo!

  2. Rosa Padrón Argentó

    Éxitos en esta nueva etapa de tu vida. No hay nada como hacer lo que a uno le gusta. Un abrazo

    1. Paloma Alós
      Paloma Alós Matarredona

      Gracias, Rosa! Tanto tiempo sin escribir… espero que no se me hayan entumecido demasiado los dedos! Te sigo en fb. Me alegra siempre saber de ti y comprobar que sigues guerrera, como siempre. Gracias por comentar y por tus ánimos y buenos deseos. Iniciar el camino acompañada desde el primer paso por fieles lectoras como tu da confianza y seguridad. Mi agradecimiento es doble. Bienvenida a este nuevo espacio, que haremos entre tod@s! Un fuerte abrazo!

  3. Ainhoa

    Mucha suerte Paloma, me ha encantado leerte. Me ha traído muchos recuerdos y vivencias. También me ha hecho cuestionar ciertas cosillas. Un abrazo muy grande amiga. Te quiero.

    1. Paloma Alós
      Paloma Alós Matarredona

      Ainhoa, qué alegría saber de ti… y encima apareces por aquí! Gracias por tu apoyo y por darle vida a este blog. Cuando leéis y comentáis, ayudáis a que exista un para qué fue escrito. Me acuerdo mucho de ti. Yo también te quiero mucho, ya lo sabes! Un abrazo enorme.

  4. Esther

    Enhorabuena Paloma, a por todas sin pretenderlas 😉
    Un abrazo!

    1. Paloma Alós
      Paloma Alós Matarredona

      Gracias Esther! Muy buen comentario «sin pretenderlas»… tiene doble sentido, pero es tal cual lo dices. Si sale bien, adelante. Si sale mal, adelante también. Toda acción tiene una reacción. No sé cuál será la reacción, pero la habrá! Iré decidiendo por dónde seguir sobre la marcha. Lo único que tengo claro es que durante el trayecto me lo quiero pasar bien y disfrutar! Así que sí: a por todas! Un abrazo grande. Nos vemos pronto!

  5. Nacho Alós

    «Quizá por fin haya aprendido a rendirme…» Qué importante Paloma. Gracias por esta gran entrada de comienzo del blog. Se percibe en como lo estás haciendo todo, la pasión con la que lo vives. Gracias por esa decisión. Nos va a hacer mucho bien a muchas personas. Te sigo de cerca hermana, con mucho gusto.

    1. Paloma Alós
      Paloma Alós Matarredona

      Gracias a ti, Nacho. Sé que cuento contigo, igual que con Rosa y con Berto. Mis hermanos de sangre, conmigo desde que nacimos, en lo bueno y en lo malo. Cada uno tan diferente de los otros pero formando siempre una piña. Si he llegado hasta aquí es -además de por mi esfuerzo- por el enorme apoyo de Jesús (mi marido), mi familia de sangre y mi familia de «no sangre», el de mis amig@s y del e cada persona que me ha hecho crecer. Gracias por tu apoyo. Ahora a disfrutar del camino!

  6. Begoña

    Me alegro de que hayas encontrado un camino y de que estés recuperada, espero que te lleve a donde necesites. Un beso

    1. Paloma Alós
      Paloma Alós Matarredona

      Gracias Begoña! Estoy segura de ello. Un abrazo.

Deja una respuesta

El responsable de este sitio es Paloma Alós Matarredona. La finalidad es gestionar los comentarios, con la legitimación de tu consentimiento otorgado en el formulario. El destinatario de tus datos es Webempresa (el hosting de este blog, ubicado en España) y podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de tus datos.